Incapacidad Permanente

Si tienes una incapacidad permanente vas a poder hacer esto con tu hipoteca

Las personas que están cobrando una pensión por incapacidad permanente pueden favorecerse de ciertas ventajas si tienen que hacer frente  al pago de las hipotecas, pero eso sí, deberán cumplir una serie de requisitos para poder acceder a ellas.

Las hipotecas se están convirtiendo en un quebradero de cabeza para las personas que tienen que pagarlas, especialmente los que optaron contratar por hipotecas a tipo variable, ya que han visto que la subida del Euribor ha provocado que sus mensualidades se disparen y, en algunos casos extremos, les impide hacer frente a los pagos.

Esto ha provocado que muchos ciudadanos se vean en la obligación de buscar alternativas para poder cumplir con sus compromisos bancarios e hipotecarios.

Cancelar una hipoteca con la incapacidad permanente

Las hipotecas a menudo se ven envueltas en un laberinto de términos y condiciones. Cuando la incertidumbre de una incapacidad permanente entra en juego, surgen preguntas críticas que exigen respuestas claras. Por ello, es crucial saber si es factible cancelar una hipoteca debido a una incapacidad permanente y comprender las diversas dimensiones legales y financieras que esto conlleva.

La cancelación de una hipoteca por incapacidad permanente es un tema legal con resoluciones distintas según cada país y sus leyes locales. Aunque en varios lugares del mundo la respuesta puede ser afirmativa, los procesos y condiciones asociadas suelen ser extremadamente complejos.

Por lo general, este camino hacia la cancelación implica una evaluación médica y una declaración formal de incapacidad permanente emitida por un profesional de la salud debidamente calificado. Además, suele requerirse documentación adicional, como informes médicos detallados y pruebas que demuestren una reducción significativa de ingresos debido a la incapacidad.

Existen diversas alternativas a considerar cuando se busca cancelar una hipoteca debido a una incapacidad permanente:

  • Seguros de vida e invalidez: Algunas hipotecas incluyen seguros de vida e invalidez que pueden cubrir los pagos hipotecarios en situaciones de incapacidad. Revisar minuciosamente el contrato hipotecario es clave para verificar si existe esta cobertura. También, un seguro de vida independiente podría ser una opción.
  • Modificación del préstamo: Renegociar los términos de la hipoteca con la entidad prestamista puede ser una opción. Esta modificación podría implicar una reducción en la tasa de interés o una extensión del plazo, disminuyendo así los pagos mensuales.
  • Venta de la propiedad: En casos extremos, la venta de la propiedad podría ser la mejor salida si resulta imposible cumplir con los pagos debido a una incapacidad permanente.
  • Programas gubernamentales: Algunos países ofrecen programas que cancelan la deuda hipotecaria para personas con discapacidades permanentes. Sin embargo, los requisitos varían según la ubicación y las circunstancias personales. Desafortunadamente, España no cuenta con este tipo de programa.

La cancelación de una hipoteca por incapacidad permanente conlleva implicaciones financieras importantes que deben ser consideradas con detalle. Es esencial comprender cómo afectará esto nuestro historial crediticio y nuestra situación financiera en general.

Dada la complejidad legal y las implicaciones financieras, se recomienda encarecidamente buscar asesoramiento legal o financiero antes de tomar decisiones trascendentales en este sentido. Un abogado especializado en derecho hipotecario o un asesor financiero pueden ser guías fundamentales para navegar por este importante problema legal y monetario, ayudándonos a tomar decisiones informadas y adecuadas a nuestra situación.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba