Economía

Nueva enfermedad confirmada para solicitar la incapacidad permanente: el Gobierno ya lo ha anunciado

El Congreso de los Diputados ha aprobado una iniciativa del Bloque Nacionalista Galego (BNG) que busca equiparar los coeficientes reductores para jubilados del sector de la extracción de la piedra, granito y pizarra a los de otros grupos laborales. Esta medida permitiría reconocer la incapacidad permanente ante un posible diagnóstico de silicosis, una enfermedad profesional común en esta industria.

La silicosis es una enfermedad pulmonar y a pesar de ser una enfermedad reconocida como profesional, los coeficientes reductores para los jubilados de este sector no han sido equiparados a los de otros grupos laborales, lo que ha generado una injusticia para los afectados. La propuesta insta al Gobierno a equiparar los coeficientes reductores para los jubilados de este sector, de manera que se reconozca de forma adecuada la incapacidad permanente en caso de diagnóstico de silicosis. Esta iniciativa ha sido ampliamente respaldada por diversos colectivos y asociaciones que representan a los trabajadores afectados por la silicosis.

Además de la equiparación de los coeficientes reductores, también es fundamental promover medidas de prevención eficaces para reducir la incidencia de la silicosis en este sector laboral. Entre otras medidas, la implementación de protocolos de seguridad en los lugares de trabajo, el uso de equipos de protección adecuados y la formación de los trabajadores sobre los riesgos y precauciones necesarias para evitar la exposición a la sílice.

¿Qué es la silicosis?

La silicosis es una enfermedad pulmonar crónica causada por la inhalación de partículas de sílice cristalina, un componente común en el polvo mineral. La sílice cristalina se encuentra en una variedad de materiales, como el cuarzo, la arena, la roca y el suelo. La exposición continua a estas partículas puede llevar a la acumulación de tejido cicatricial en los pulmones, lo que afecta la capacidad pulmonar y puede provocar dificultades respiratorias.

Se trata de una enfermedad reconocida desde hace mucho tiempo, y se ha relacionado principalmente con la exposición en entornos laborales. Los trabajadores de la minería, la construcción y la industria del vidrio son los más propensos a desarrollarla. Sin embargo, la silicosis también puede afectar a personas que viven cerca de minas o fábricas, o aquellos que utilizan productos que contienen sílice cristalina en su hogar.

La inhalación de partículas de sílice cristalina puede ocurrir durante actividades como la perforación, el corte, la trituración o el pulido de materiales que contienen sílice. Las partículas son muy pequeñas y pueden permanecer suspendidas en el aire durante mucho tiempo, lo que facilita su inhalación. La silicosis no tiene cura, pero se pueden tomar medidas para prevenir su aparición y controlar sus síntomas. También es fundamental realizar revisiones médicas regulares para detectar la enfermedad en etapas tempranas y recibir el tratamiento adecuado.

Cómo solicitar el derecho a la incapacidad permanente

La incapacidad permanente es una prestación que se otorga a aquellas personas que, debido a una enfermedad, accidente de trabajo o enfermedad profesional, se encuentran en una situación de invalidez que les impide desarrollar su actividad laboral de forma habitual y permanente. Esta prestación se divide en tres categorías: total, absoluta y gran invalidez, dependiendo del grado de incapacidad que se presente. En el caso de enfermedades profesionales como la silicosis, es fundamental conocer los pasos a seguir para solicitar la incapacidad permanente y poder acceder a los beneficios que esta prestación ofrece.

El primer paso para solicitar la incapacidad permanente es presentar una solicitud ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Esta solicitud debe ir acompañada de toda la documentación médica que respalde la existencia de la enfermedad o accidente que ha causado la incapacidad. Es importante contar con informes médicos detallados y actualizados, así como cualquier otro tipo de documentación que pueda respaldar el caso.

Una vez presentada la solicitud, el INSS designará a un equipo médico que evaluará el estado de salud y la capacidad funcional de la persona afectada.
Tras la evaluación médica, el INSS emitirá una resolución en la que se determinará si procede o no conceder la incapacidad permanente. Concedida la incapacidad permanente, la persona afectada tendrá derecho a una serie de beneficios económicos y sociales. Estos beneficios pueden incluir una pensión mensual, asistencia sanitaria, prestaciones por cuidados especiales, acceso a programas de formación y reinserción laboral, entre otros.

Es importante destacar que la incapacidad permanente no es una situación definitiva, sino que puede ser revisada y modificada en función de la evolución de la enfermedad o lesión.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba