Salud

Los remedios naturales para bajar nuestro nivel de glucosa en sangre

Contar con un nivel apropiado de glucosa en sangre resulta esencial para nuestra salud, hasta el punto de que si no estamos estabilizados en este aspecto será mucho más complicada la prevención de complicaciones relacionadas con la diabetes y otras enfermedades relevantes. Hay estrategias que podemos seguir para reducir nuestro azúcar en sangre en caso de tenerlo alto –siempre es importante una revisión de vez en cuanto– y te contamos algunos remedios, más o menos caseros y al alcance de todos, para mantener nuestra glucosa en sangre en niveles apropiados.

Podemos destacar, como primera medida a tener en cuenta, una alimentación equilibrada, que pasa por adoptar una dieta con un balance y rica tanto en la ingesta como en lo sano de sus alimentos. Hay que priorizar, así comidas que sean ricas en fibra, como frutas, verduras, legumbres y granos enteros. Limitar la ingesta de carbohidratos refinados y azúcares procesados es importante, ya que estos pueden provocar picos en los niveles de glucosa en sangre.

El control de la cantidad de comida que ingerimos también es importantísimo, por lo que debes vigilar las porciones de tus comidas para evitar el exceso de calorías y carbohidratos. Comer porciones más pequeñas con mayor frecuencia a lo largo del día puede ayudar a mantener estables los niveles de glucosa en sangre.

Asimismo, también es muy recomendable seleccionar los carbohidratos que comemos y en caso de tener una comida con este componente, consumir los de bajo índice glucémico, como granos enteros, legumbres y vegetales. Estos carbohidratos se digieren más lentamente, evitando aumentos repentinos en los niveles de glucosa en sangre.

Las proteínas magras en nuestra comida también son muy importantes, caso del pollo, el pescado, las legumbres o el tofu, si eres vegetariano. Las proteínas ayudan a estabilizar los niveles de glucosa y proporcionan una sensación de saciedad. Las grasas saludables también nos pueden ayudar, en este caso a mejorar la sensibilidad a la insulina y mantener niveles estables de glucosa en sangre. Incluye aguacates, nueces y aceite de oliva en tus comidas.

El ejercicio, clave para la glucosa

Mantener unos niveles de glucosa en sangre apropiados es posible si, además de tener buenas pautas alimenticias, hacemos ejercicio de manera regular. La actividad física es clave para mejorar la sensibilidad a la insulina y reducir los niveles de glucosa en sangre. Elige actividades que disfrutes, como caminar, nadar o andar en bicicleta, y trata de hacer ejercicio de forma consistente.

Para completar el ejercicio y hacer un seguimiento de nuestro cuerpo, hay que llevar un control de peso, ya que mantener peso saludable es fundamental para el control de la glucosa en sangre. La pérdida de peso, incluso en pequeñas cantidades, puede tener un impacto significativo en la reducción de la resistencia a la insulina.

Por último, hay dos variables a tener en cuenta muy básicas, la primera, la hidratación, porque beber agua suficiente, en torno a dos litros al día, puede ser esencial para el buen funcionamiento del cuerpo, incluido el metabolismo de la glucosa. Además, la hidratación adecuada puede ayudar a prevenir la confusión entre la sed y el hambre. También tendremos que manejar nuestros descansos y el estrés, pudiendo afectar este último de manera muy negativa a los niveles de glucosa en sangre.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba