Incapacidad Permanente

La Seguridad Social te revisará la incapacidad permanente cada estos años

La revisión de la incapacidad permanente es un proceso administrativo que tiene como finalidad reevaluar el estado de salud de un individuo para ajustar, mantener o retirar el tipo de incapacidad otorgada.

La Seguridad Social lleva a cabo estas revisiones, que pueden surgir debido a cambios en la condición de salud, ya sea un empeoramiento o una mejoría de la dolencia por la que se concedió la invalidez.

En la mayoría de los casos, estas revisiones confirman el grado de incapacidad previamente reconocido o revocan la prestación por mejoría. Raramente se produce un aumento del grado por agravamiento. Si no se está de acuerdo con la resolución, se puede presentar una Reclamación Previa y, si esta no resulta favorable, recurrir a los juzgados.

Cómo se revisa la incapacidad permanente

La revisión de grado se realiza a intervalos determinados por el Tribunal Médico, dependiendo de la enfermedad o lesión. Es fundamental acudir a estas revisiones para continuar recibiendo la prestación. Si hay mejoría, el grado de incapacidad disminuye y, por ende, la pensión también. Si la condición empeora, es posible que se aumente el grado de incapacidad y, por consiguiente, la pensión.

La Seguridad Social informa en la resolución que otorga la pensión sobre la fecha concreta para instar a una revisión por mejoría o agravamiento. Esto puede ocurrir cada dos años, independientemente del grado de invalidez inicialmente reconocido. Incluso si la invalidez fue reconocida por sentencia judicial, la Seguridad Social debe determinar la fecha de revisión.

La revisión por agravamiento puede solicitarse sin esperar a la convocatoria rutinaria de la Seguridad Social. Se necesita evidencia que muestre diferencias significativas entre la situación que llevó al reconocimiento de la incapacidad y la condición actual, respaldada por informes médicos actualizados.

Qué hacer si me retiran la incapacidad permanente

Si la revisión anula la prestación o confirma el grado a pesar del empeoramiento, se pueden tomar acciones como la reclamación previa, la valoración de reincorporarse al trabajo si es posible, o solicitar el subsidio por revisión de incapacidad. Si estas acciones no dan resultado, recurrir a la vía judicial es una opción, siendo crucial contar con asesoramiento legal especializado en incapacidad permanente.

Es muy importante comprender que la revisión de la incapacidad permanente depende de la evolución de las enfermedades o lesiones y de la evaluación de la Seguridad Social. Siempre es posible impugnar una decisión si no refleja la realidad de la persona. En cualquier revisión, el Tribunal Médico estudiará las limitaciones para trabajar, y un pensionista puede solicitar unilateralmente una revisión por empeoramiento.

La revisión de la incapacidad permanente es un proceso complejo que involucra la evaluación de la condición médica de manera periódica. Las decisiones tomadas durante estas revisiones pueden tener un impacto significativo en la vida de la persona.

Por ello, es fundamental estar informado sobre los procedimientos y contar con asesoramiento legal oportuno para garantizar que se respeten los derechos y se tome en cuenta la situación individual en estas evaluaciones. La incertidumbre que rodea estas revisiones subraya la importancia de estar preparado y buscar apoyo especializado para asegurar que la revisión se realice de manera justa y precisa, de acuerdo con las necesidades y la realidad del individuo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba