Economía

Cambio inesperado en la declaración de la Renta en 2024: sorpresa para las rentas por debajo de esta cantidad

La próxima declaración de impuestos está reservada para los contribuyentes que ganan entre 22.000 y 35.200 euros al año debido a las menores deducciones salariales aprobadas por el gobierno el año pasado. La medida, si bien pretende aliviar la carga fiscal, podría generar rendimientos sorprendentes para quienes se encuentran en este grupo de ingresos, según los expertos en impuestos.

Esta noticia será una alegría para muchas familias, ya que les dará un mayor margen de ahorro en la próxima declaración de la Renta, ya que en estos tramos nos encontraremos con la mayoría de personas en España. El gobierno no sólo quiere ayudarlos a todos a ahorrar dinero para gastos futuros, sino que también les permitirá aumentar el consumo a pesar de que los precios han estado subiendo recientemente debido al IPC.

El efecto de las menores precipitaciones

El motivo de esta sorpresa es la modificación de la normativa del IRPF, vigente desde diciembre de 2022 y con efectos a partir de 2023. Esta modificación amplió el límite máximo de retención en origen sobre los salarios hasta los 35.200 euros. Sin embargo, la reducción de las retenciones, especialmente para los salarios a partir de 22.000 euros, podría generar un golpe de suerte para Hacienda durante la próxima campaña del IRPF.

Cuanto menor sea el monto de la deducción de nómina que aplica la empresa, mayor será el ajuste que deberá hacer el contribuyente en su declaración del impuesto sobre la renta para pagar al Tesoro lo que no ganó durante el año. Esto significa que aquellos con salarios más bajos y mayores cargas familiares pueden verse afectados por retornos significativos.

El objetivo de este método es garantizar que la distribución de las obligaciones de todos los ciudadanos sea lo más justa posible, asegurando que aquellos con niveles más altos de riqueza tengan que contribuir más que aquellos con niveles más bajos.

Ajustes basados ​​en ingresos y responsabilidades familiares.

La reducción de la retención en origen se aplicará gradualmente en función de los ingresos y las cargas familiares del contribuyente. Por tanto, se deducirá menos del Impuesto sobre la Renta de las personas físicas, especialmente aquellas con hijos a cargo o cónyuges que no aporten rentas al RD. Esta situación crea un escenario en el que a medida que aumentan los salarios y disminuyen las responsabilidades familiares, también disminuyen las devoluciones a Hacienda.

Impuesto mínimo exento

El BOE anunció recientemente el aumento de las rentas exentas de retención en origen sobre la renta de las personas físicas hasta el nivel del salario mínimo interprofesional (SMI). A partir de ahora, las personas que ganen hasta 15.876 euros al año no estarán sujetas al IRPF. Este mínimo exento puede incrementarse hasta 19.267 euros anuales si el contribuyente tiene dos o más hijos a cargo y su cónyuge gana menos de 1.500 euros anuales.

Dirigida a beneficiar a los contribuyentes de menores ingresos, la medida también reducirá las retenciones fiscales sobre salarios de 22.000 euros o menos, evitando posibles errores de salto. Según estimaciones del Gobierno, la reducción de la retención en origen sobre la renta de las personas físicas beneficiará a 5,2 millones de contribuyentes, con un ahorro total de 1.385 millones de euros.

Si bien el recorte de la retención de impuestos tiene como objetivo aliviar la carga fiscal de millones de contribuyentes, aquellos con salarios entre 22.000 y 35.200 euros podrían enfrentarse a una desagradable sorpresa en su próxima declaración de impuestos. Tener que ajustar las devoluciones al Tesoro por menores deducciones puede suponer beneficios inesperados para estos contribuyentes, que deben estar preparados para afrontar este cambio inesperado en su situación fiscal.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba