Incapacidad Permanente

Así puedes solicitar 500 euros extra si cobras una pensión por una incapacidad permanente

En España, los beneficiarios de la incapacidad permanente van a poder acceder a un apoyo económico de 500 euros al mes a través de la Pensión de invalidez no contributiva, una alternativa proporcionada por el Gobierno español, liderado por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso).

Este respaldo financiero para la incapacidad permanente está diseñado para aquellos que, debido a un accidente o enfermedad, ya sea relacionada con el trabajo o no, ven afectada su capacidad para llevar a cabo actividades laborales normales.

Cómo cobrar este extra con la incapacidad permanente

En el caso de no cumplir con los requisitos mínimos de cotización según el nivel de discapacidad, la Seguridad Social no otorga una pensión de invalidez contributiva. Sin embargo, para ofrecer un apoyo económico mínimo a aquellos que puedan demostrar que carecen de ingresos anuales, se establece el derecho a una pensión no contributiva, también conocida como Pensión contributiva de invalidez.

Una distinción fundamental entre ambas modalidades radica en quién tiene la autoridad para aprobar su concesión: en la modalidad contributiva, el Equipo de Evaluación de Invalidez (EVI) es responsable de realizar los exámenes médicos para determinar el grado de invalidez, mientras que en la modalidad no contributiva esta responsabilidad recae en los Servicios Sociales y las Direcciones Provinciales del Imserso de la Comunidad Autónoma.

Los beneficiarios de la pensión de invalidez no contributiva son aquellos que, además de cumplir con los requisitos de cotización por invalidez, cuentan con un reconocimiento de invalidez del 65%, son mayores de edad y han residido en territorio español durante al menos cinco años, de los cuales dos deben ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la solicitud.

En términos económicos, es esencial comprender que percibir esta pensión no limita la posibilidad de realizar un trabajo remunerado, ya sea lucrativo o no, siempre y cuando sea compatible con la condición de invalidez y no conlleve ninguna alteración en su capacidad efectiva para desempeñar funciones laborales. Con estas consideraciones en mente, examinaremos los requisitos económicos necesarios para acceder a esta ayuda:

  • Los ingresos anuales no deben superar los 6.784,54 euros. Este límite puede variar si el beneficiario vive con familiares hasta el segundo grado de consanguinidad.
  • En el caso de convivir con más de dos personas, el límite de ingresos se establece en 11.533,72 euros al año, aumentando a 16.282,90 euros para tres personas y a 21.032,08 euros para una convivencia de cuatro o más personas.
  • Si entre las personas que conviven hay padres o hijos y son dos, el límite de ingresos se sitúa en 28.834,20 euros. Para quienes conviven con tres personas, el límite es de 40.707,25 euros al año, y para aquellos que conviven con cuatro o más personas, el límite asciende a 52.580 euros al año.

En términos de cuantía, en el año 2023, la pensión de invalidez no contributiva ascendía a 484.61 euros mensuales, comúnmente conocida como ayuda de 500 euros del Imserso. Considerando las 12 pagas mensuales ordinarias y las dos pagas extraordinarias recibidas en verano y antes de Navidad, este importe totaliza 6.784,54 euros al año.

Si la discapacidad supera el 75% y se requiere asistencia externa para las actividades cotidianas, la cuantía aumenta en un 75%, además de un recargo del 50% sobre los 6.784.,4 euros anuales. En consecuencia, el beneficiario recibiría 484,61 euros mensuales, 121,15 euros adicionales mensuales (al menos el 25%), y un salario incrementado en un 50%, alcanzando así los 726,92 euros mensuales. Este apoyo financiero representa una medida esencial para aquellos que, debido a su situación de incapacidad, no pueden acceder a una pensión contributiva y necesitan una ayuda económica básica para cubrir sus necesidades fundamentales.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba