Así es la pensión para las personas mayores de 65 años y que sean amas de casa

Ser ama de casa también es un trabajo. Es por eso por lo que desde el IMSERSO ofrecen una pensión para amas de casa mayores de 65 años, aunque bajo una serie de condiciones. Esta ayuda está especialmente dirigida a las mujeres que no cuentan con las cotizaciones mínimas para poder acceder a una pensión de jubilación contributiva. Es por eso por lo que es imprescindible cumplir con los requisitos que exigen desde el IMSERSO para poder recibir esta ayuda.

Por norma general, las amas de casa no han tenido la oportunidad de tener un empleo que les permita cotizar en la Seguridad Social. Y es por eso por lo que desde el IMSERSO no dejan a las amas de casa sin opciones de ayuda.

Así que, a pesar de no haber cotizado lo suficiente para poder obtener una pensión contributiva, las amas de casa pueden acceder a la pensión no contributiva de jubilación si cumplen con los requisitos establecidos. De esta forma, desde el IMSERSO se aseguran que las mujeres que han trabajando sin salir de casa puedan tener un respaldo económico en la jubilación.

Requisitos de la pensión del IMSERSO para amas de casa

Desde el Instituto de Mayores y Servicios Sociales explican que las amas de casa mayores de 65 años que quieran recibir esta pensión, tienen que cumplir con una serie de requisitos previos establecidos.

Pension para amas de casaPension para amas de casa
Pension para amas de casa

Estos requisitos son muy sencillos de cumplir, así que, por norma general, todas las amas de casa que lo necesiten, tendrán esta pensión de jubilación no contributiva. Estos son los requisitos establecidos:

  • Haber residido en España durante, al menos, 10 años. De estos 10 años, dos deben ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud de la pensión.
  • Alcanzar la edad de jubilación y demostrar la carencia de ingresos con un límite de 6.784,54 euros para las personas que vivan solas.

En lo que respecta a la estructura del hogar, se considera una unidad económica de convivencia aquellos casos en los que el receptor comparte su residencia con su cónyuge y/o parientes consanguíneos hasta segundo grado. Dependiendo del número de cohabitantes y su relación familiar, se establecen distintos umbrales de renta anual que no deben superarse para ser elegible para la pensión.

Es esencial tener en cuenta que la cuantía individual de la pensión se determina en función del número de beneficiarios dentro de la unidad económica de convivencia, así como de los ingresos personales y la cantidad de personas que la conforman. La pensión no puede ser inferior a 1.696,14 euros anuales, equivalente al 25% del importe total para el año 2024.

La reciente pensión del Instituto de Mayores y Servicios Sociales es un respaldo crucial para las amas de casa mayores de 65 años que no han acumulado las cotizaciones necesarias para acceder a una pensión contributiva.

No obstante, es fundamental cumplir estrictamente con las condiciones establecidas por el IMSERSO para poder beneficiarse de esta asistencia económica. Esta ayuda, ante todo, persigue asegurar la dignidad y la calidad de vida.