Curiosidades

Adiós a las renovables: tienen un nuevo rival en el mercado (y tienen mucho dinero)

Cuando hablamos de energías renovables hoy en día, solemos leer noticias que apoyan la búsqueda de fuentes energéticas más sostenibles. Eso sí, aunque lo que más se pretende en el mundo es dejar de abastecerse de materias como el petróleo o el carbón para producir energía, a la hora de llevar a cabo esta transición energética aún es necesario proveerse de las fuentes que la naturaleza nos da. 

El recurso que está creciendo como favorito en este caso es el gas natural. Y es que, según datos de Bloomberg, se han invertido 235.000 millones de dólares en proyectos de gas natural licuado (GNL) desde el año 2019.

El por qué del triunfo del gas sobre las renovables

Esta energía que compite con las renovables es la alternativa por la que el mundo se inclina en plena transición energética para reducir el consumo de petróleo y carbón. A pesar del compromiso de cero emisiones existente, aún se prevee que el GNL se necesite usar durante un tiempo prolongado. Es por este motivo que Noruega ha autorizado perforaciones en el Ártico para aumentar su exportación a la Unión Europea.

Y es que mientras China se distancia del carbón, Europa anda en búsqueda de una alternativa al gas que provee Rusia y el panorama parece no tener muchas opciones en el horizonte por el momento y por eso este rival que le ha salido a las renovables suma puntos en cuanto a previsiones de exportación se refiere.

Según Baker Hughes, la primera planta de licuefacción de esta nueva tanda de gas natural licuado estará preparada al finalizar este año 2024 y en diez años se preveé ni más ni menos que una capacidad de exportación de hasta el 70%.

El futuro de las energías

Diez años son muchos, por lo que esta noticia puede desalentar a muchos que pensasen que el fin de las renovables y del gas natural estaba cerca. Y es que no son muchas las personas que hoy en día tienen acceso a fuentes de energía alternativas como pueden ser la aerotermia, la hidrotermia, la geotermia o la energía eólica entre otras.

Últimamente vemos muchas noticias que informan de avances en cuanto a las nuevas tecnologías de construcción y consumo se refieren y que tienen como objetivo la eficiencia y el respeto a nuestro planeta.

No obstante, la realidad en términos de poder aplicar estos descubrimientos no es tan sencilla en ocasiones porque no se tiene la infraestructura o las condiciones suficientes en muchos lugares del mundo para llevar a cabo los cambios.

El compromiso de emisiones cero

Ya sabemos que de la teoría a la práctica hay un paso y, en muchas ocasiones como en estas cuestiones de energías renovables y gas natural, son muchos los pasos que hay que dar para cambiar el modo de vida del mundo entero en cuanto a su consumo energético y la repercusión que tiene en el planeta.

Aunque existe un compromiso de emisiones cero por parte de la ONU (Organización de Naciones Unidas), se está viendo que muchos planes no son tan sencillos de llevar a la práctica en materia de energías renovables y no renovables, como el gas natural.

Competencia entre países proveedores

A esto se suman las competencias en el mercado del gas están desbancando a Rusia y a Estados Unidos, ya que se envía más gas por medio de barcos que de gaseoductos.

Y es que Catar es sin duda competidor de estas dos naciones en materia de exportación de gas natural y acaba de cerrar un contrato con Italia en el que promete proveer al país europeo de gas hasta el año 2050.  Es exactamente en este año en el que la Unión Europea tiene fechado alcanzar la neutralidad de carbono. 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba