Adiós a la pensión de jubilación: la Seguridad Social confirma las nuevas causas de suspensión

Si hoy por hoy estás cobrando la pensión de jubilación, o bien, lo vas a hacer en breve, es mejor que sepas que esta pensión no es siempre para ti. No, si no cumples con las normas establecidas. Hoy la Seguridad Social ha confirmado que, si incumples algunas de las cosas que te vamos a contar, puede suspenderla y con ello, un sustento económico importante.

Adiós a la pensión de jubilación si incumples las normas

Existen normas que tienen como objetivo mantener la integridad y sostenibilidad del sistema de pensiones, asegurando que los beneficios se otorgan justamente y conforme a la ley.

Trabajo remunerado

Un jubilado que decide volver al trabajo tiene la opción de suspender voluntariamente su pensión de jubilación para retomarla más adelante, posiblemente con un aumento debido a las nuevas cotizaciones. Si es el caso, este proceso debe ser notificado y gestionado adecuadamente con la Seguridad Social para evitar problemas futuros.

La reanudación de la actividad laboral permite no solo seguir contribuyendo al sistema, sino también incrementar el importe final de la pensión recibida. En cualquier caso, trabajar y recibir la pensión es algo sancionado, más aún si ese trabajo se hace sin ningún tipo de contrato, lo que supondría un hecho de economía sumergida, claramente sancionado, como vamos a ver.

Fraude

La jubilación también puede ser suspendida si se descubre que el jubilado ha ocultado información relevante o está realizando actividades incompatibles con su condición de pensionista. Esto incluye la no declaración de trabajos remunerados mientras se recibe la pensión. Las sanciones por tales acciones pueden incluir la suspensión de la pensión de manera inmediata, algo que, cuanto menos, debe hacer pensar al pensionista si realmente merece la pena arriesgarse.

Cabe recordar que la pensión de jubilación, si se accede a ella sin bonificaciones o anticipaciones, es compatible con el trabajo a tiempo parcial. En estos casos, el importe de la prestación se reduce proporcionalmente en relación con la reducción de la jornada laboral de una pensionista comparada con un trabajador a tiempo completo. Esta compatibilidad es una medida que fomenta la flexibilidad laboral, permitiendo que los jubilados complementen sus ingresos sin perder sus derechos.

No presentar la fe de vida

La fe de vida es un certificado que demuestra que el pensionista sigue vivo y, en algunos casos, también puede incluir el estado civil actual de la persona. Este documento es esencial para evitar fraudes y asegurar que la pensión se entregue correctamente al beneficiario.

Para los jubilados residentes fuera de España, es esencial verificar anualmente su existencia mediante el trámite de la «fe de vida». Esta verificación es crucial para continuar recibiendo la pensión sin interrupciones. La falta de cumplimiento de este trámite puede resultar en la suspensión temporal de la pensión hasta que se regularice la situación. Este proceso asegura que los fondos se distribuyan correctamente a quienes realmente los necesitan y siguen cumpliendo los criterios para recibirlos.

Estas políticas no solo protegen los fondos y la sostenibilidad del sistema de pensiones, algo que, para muchos, lleva tiempo tambaleándose, sino que también aseguran que los beneficios se distribuyan equitativamente, apoyando a aquellos que dependen de estos ingresos en su retiro mientras se promueve la justicia dentro del sistema. Visita el sitio web de la Seguridad Social de España para obtener más detalles y realizar consultas específicas sobre la pensión de jubilación.