Economía

Adiós a Hacienda para la Lotería del Niño: no te quitarán nada del premio

El sorteo extraordinario de la lotería de Navidad ha finalizado y el número 88008 se ha convertido en el número de la suerte de cientos de afortunados en toda España. Sin embargo, la felicidad de ganar se mezcla con la preocupación de tener que pagar algunos de estos premios a Hacienda, también conocida como hacienda.

Al ritual anual de consultar los 10 y encontrar coincidencias en los números ganadores le siguen las realidades fiscales que enfrentan los ganadores. La obligación de conservar el 20% de los premios, excepto los primeros 40.000 euros, plantea la cuestión de cómo conservar la mayor cantidad posible del premio. Pero hay una buena noticia: existe una forma legal de evitar que Hacienda retenga parte de las ganancias, y esto aplica tanto para la Lotería de Navidad como para la Lotería del Niño.

Impuestos sobre las ganancias de la lotería

Ser uno de los afortunados con un gran premio de lotería significa que se le retendrá el 20% de las ganancias. Sin embargo, los primeros 40.000 euros están exentos de este porcentaje, lo que permite que los precios inferiores a esta cifra escapen de la carga fiscal. Sólo estarán sujetos a impuestos el primer, segundo o tercer premio con premios de 400.000, 125.000 y 50.000 euros el décimo.

Esto sitúa el tan esperado Gordo en 328.000 € después de impuestos, el segundo premio en 108.000 € y el tercero en 48.000 €. Aunque estas cifras siguen representando una cantidad significativa, la perspectiva de quedarse con el premio completo siempre es atractiva.

El truco para conservar tus ganancias: un seguro inteligente

Si bien no se puede evitar por completo el pago de impuestos, existe un truco legal que le permitirá mantener más dinero en el bolsillo del ganador. Esta modalidad, aplicable tanto a la Lotería de Navidad como a la Lotería del Niño, consiste en contratar un seguro por cada décimo adquirido. A un precio que ronda los tres euros el décimo, este seguro actúa como escudo frente a las retenciones del fisco.

La clave es que en caso de adjudicarse, la aseguradora será responsable de pagar el 20% de la adjudicación que normalmente iría a parar a Hacienda. Sin embargo, es esencial que el seguro se contrate antes de la fecha del sorteo y que se firme por cada diezmo comprado. Además, al celebrar los contratos debe quedar claramente estipulado que, en caso de adjudicación, el importe se pagará íntegramente al ganador.

Seguro que alivia, pero no exime de pagar la lotería

A pesar de este ingenioso truco, es importante comprender que el seguro no le exime por completo del pago de impuestos. Las ganancias seguirán tributando en su declaración de la renta y la Agencia Tributaria ofrece dos opciones para este proceso: tributar como ganancias de capital o como ganancias de capital a tipo general.

En el primer caso, los tipos impositivos estarán entre el 19% y el 28% de retención en origen sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Mientras, en el segundo caso, los tipos dependerán de los ingresos del declarante y pueden alcanzar entre el 47% y el 54%, según recoge la agencia tributaria Maldita.es.

Más dinero en tu bolsillo con un seguro inteligente

Si tienes suerte y te llevas el premio gordo, tener un décimo asegurado te permitirá sacar más dinero que si no tuvieras seguro. Aunque no obtendrás la totalidad de los 72.000 € que el Tesoro se quedaría si no tuvieras un seguro, este método inteligente ofrece un importante alivio financiero.

En este apasionante juego de azar donde se entrelazan la suerte y la astucia, contratar un seguro se presenta como una estrategia válida para maximizar la cantidad de dinero que queda en el bolsillo del ganador. La Lotería del Niño ya está aquí y con este truco en mente, los participantes pueden afrontar la posibilidad de ganar con una sonrisa sabiendo que han tomado medidas para quedarse con una parte sustancial de su premio.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba